El servicio de socorrismo y vigilancia pasará a ser diario de 10 a 19 horas entre semana y de 10 a 20 horas los fines de semana • La AMB presenta un Verano Metropolitano centrado en la preservación del litoral. Este jueves, 1 de junio, comienza la temporada al de baño en la Playa de Castelldefels. Por este motivo, el servicio de socorrismo y vigilancia pasará a ser diario, de 10 a 19 horas. Los fines de semana y festivos de los meses de julio y agosto será de 10 a 20h. Este servicio lo prestarán una veintena de socorristas.
Del 1 al 17 de septiembre, todos los días de 11 a 18h, el servicio lo darán 9 socorristas (en anteriores temporadas eran 7 y de lunes a viernes).
Otra de las novedades de la temporada de playa 2017 será que el servicio de baño adaptado se hará desde el 1 de junio hasta la segunda semana de septiembre, de lunes a domingo (antes era de lunes a viernes del 1 de junio al 31 de agosto).

La AMB presenta un Verano Metropolitano centrado en la preservación del litoral
La AMB centra sus esfuerzos en la preservación del litoral metropolitano, que desde hace años sufre los efectos del cambio climático y la presión humana. Soluciones como la recuperación de los paisajes dunares ayudan a proteger la arena de las playas y mitigar los efectos negativos de los temporales marítimos.
El pasado 26 de mayo tuvo lugar en Gavà la presentación de la temporada Verano Metropolitano, con la que se da el pistoletazo de salida oficial a la temporada de baño en las playas metropolitanas, y se presentan las novedades. Este año, bajo el lema “Playas vivas”, La AMB quiere dar a conocer la necesidad de preservar las playas ante fenómenos como el cambio climático, que a medio plazo provocará cambios como la crecida del nivel del mar, la modificación de la actual línea de costa y temporales más devastadores.

Playas vivas
El litoral metropolitano, que tiene una longitud de 42 Km de los cuales 30 Km son playas, es un espacio dinámico y en constante cambio, muy sensible a las condiciones climatológicas y que, aunque no lo parezca, cuenta con una gran biodiversidad. En condiciones naturales, las playas son capaces de regularse solas, resistiendo los cambios de tiempo y los episodios de temporal durante los meses de invierno.
Con el paso de los años, sin embargo, y debido a la presión humana (cambios en el territorio por motivos urbanísticos, nuevos usos recreativos, …) las playas han ido perdiendo sus defensas naturales y han sufrido una degradación mayor o menor, dependiendo de cada caso.
Una de las problemáticas de mayor importancia es el cambio climático. Se estima que, hasta el 2100, el nivel del mar subirá entre 60 y 100 cm, y que aumentará sustancialmente la temperatura del aire y el agua. Aplicado a nuestro territorio, que cuenta con un frente edificado, esto significa que algunas de las playas metropolitanas podrían verse reducidas al 50%, lo que tendría efectos muy negativos, tanto para el medio ambiente como para la actividad socioeconómica de la zona . A la vez, el cambio climático también provocará que los episodios de temporal marítimo de los meses de invierno sean cada vez más frecuentes y violentos.
Durante el invierno pasado, varios de estos episodios han causado graves problemas en las playas, haciendo necesario no sólo limpiar la arena, sino también nivelarla y redistribuirla, así como sustituir el mobiliarique ha quedado destruido, como las pasarelas , de las que se han tenido que sustituir unas 150, lo que supone unos 500 metros lineales de este equipamiento, así como algunas duchas y otro mobiliario. Estos trabajos extraordinarios han tenido un coste de 200.000 euros.
La AMB tiene como prioridad proteger y mantener las playas del litoral metropolitano, recuperando parte de su estado natural, y compatibilizándolo con el uso ciudadano. En este sentido, desde la AMB se promueven soluciones constructivas integradas, que permitan la preservación de las playas.
Es por ello que continúa el proyecto “Dunas Híbridas”, centrado en recuperar los paisajes de dunas naturales característicos de las playas de Castelldefels, Gavà y Viladecans. Los sistemas dunares son espacios ricos en biodiversidad, y suponen una defensa natural contra la pérdida de arena causada por los temporales y el cambio climático.
La AMB ya ha concluido la tercera fase de este proyecto, que ha recuperado dunas a los municipios costeros del Baix Llobregat y también en la desembocadura del Besòs. Este 2017 se desarrollará la siguiente fase del proyecto, con la retirada de especies vegetales invasoras y la construcción de nuevas dunas.
Es en esta línea que han ido las últimas actuaciones: hace pocas semanas, la AMB ha completado la retirada de más de 26.000 kg de especies invasoras como el agave y la uña de gato, de una superficie de más de 70.000 m2 repartidos entre los municipios de Castelldefels, Gavà y Viladecans.
De cara a la lucha contra el cambio climático, y en una escala mayor, la AMB también cuenta con otras iniciativas de mitigación y adaptación, como la la estrategia de gestión del carbono.

Reuniendo experiencia en playas
La AMB, como referente en la gestión de la línea litoral, organizará los próximos 29 y 30 de junio el congreso LitoMET,unas jornadas de reflexión estratégica para una gestión pública coordinada de preservación del litoral metropolitano, en el que participarán expertos, científicos y responsables políticos y técnicos implicados en la protección de este espacio.
Por otra parte, en términos de gestión de playas, una de las novedades de este año es la implantación de la nueva señalización informativa, que sigue la línea visual que la AMB ya ha instalado en la Red de Parques Metropolitanos. Tras el éxito de la prueba piloto del año pasado, esta temporada la nueva señalización se instala en todos los municipios costeros metropolitanos.
Otra de las iniciativas de la AMB para mejorar las playas metropolitanas como espacio ciudadano es la elaboración de un estudio de accesibilidad, para garantizar el acceso de cualquier persona, sea cual sea su grado de discapacidad. Así, se ha hecho un diagnóstico de todos los accesos a las playas con los servicios que actualmente tienen (pasarelas de madera, lavabos y duchas adaptados, servicio de acompañamiento al baño, etc). El siguiente paso será, en coordinación con los ayuntamientos, adecuar los accesos nuevos equipamientos, para conseguir así unas playas 100% accesibles.