Cuatro de los cinco establecimientos de restauración serán completamente remodelados • Esta es la cifra que el Ayuntamiento considera óptima después de mantener conversaciones con entidades y establecimientos del sector • La quinta se estudia dedicarla en la biblioteca de la playa
El pleno del Ayuntamiento aprobó el 26 de octubre el expediente para adjudicar la concesión de cuatro establecimientos de restauración siguiendo el modelo de playa familiar y natural que ha impulsado el gobierno municipal.

En la elaboración del pliegue para la adjudicación de los chiringuitos, que remodelará los actuales, el Ayuntamiento ha tenido en cuenta este modelo de playa que propugna, buscando el «equilibrio entre la dinámica de la oferta gastronómica y de ocio, en una ciudad en que la playa es también un motor económico, con el respeto tanto al vecindario como a las personas que disfrutan de este espacio», en palabras del concejal de Territorio, Xavier Amate.

Se ha optado por establecer cuatro chiringuitos, una cifra que se ha considerado óptima después de las conversaciones mantenidas con entidades y establecimientos del sector. Hay que tener en cuenta que en verano, la época en que hay más afluencia de visitantes a la playa, también se instalan en diferentes puntos de la arena los otros chiringuitos, los de temporada, que también ofrecen servicio de restauración, de forma que complementan la oferta. No obstante, el concejal ha indicado que se podría estudiar la concesión de un quinto chiringuito «si en un tiempo se viera que la demanda lo requiere».

El concurso actual vence este diciembre. Los contratos actuales serán prorrogados hasta que estén terminadas las nuevas adjudicaciones, para que en ningún momento haya un vacío en la prestación del servicio.

Aquellas concesiones, que se hicieron hace poco más de 15 años, establecieron cinco chiringuitos fijos en la franja de paseo Marítimo peatonal, entre la calle 11 y el término de Gavà. Ahora, el próximo verano, serán cuatro, porque se está estudiando reconvertir uno de ellos en la nueva sede de la Biblioteca de la Playa Carme Romaní.

Concesión de diez años y otros diez de prórroga

Para dar tiempo a la amortización de las importantes inversiones que tendrán que hacer los adjudicatarios, la duración será ahora de 10 años (hasta mayo del 2028) más 10 años de prórroga. En este sentido, el concejal explica que ha primado el criterio de dar tiempo a los adjudicatarios a amortizar las importantes inversiones que tendrán que hacer. El cánon es el que hasta ahora se estaba cobrando. Entre los criterios de adjudicación que se han fijado se encuentran la estabilidad en los puestos de trabajo y en la oferta.

El concejal mantiene que «es muy importante que consigamos llegar a tiempo para el verano que viene, que puedan abrir la próxima temporada. Será una reforma integral, en que daremos una gran importancia a la imagen y a la estructura de cada chiringuito».

Por otro lado, ya se ha cursado la solicitud de concesión administrativa para que las plataformas de las terrazas puedan estar permanentemente en la arena y evitar, como ha pasado hasta ahora, que las personas que trabajan en los chiringuitos tengan que recoger cada día para volver a abrir al día siguiente.

Además, «se ha hecho ya lademanda a Costas para poder poner las terrazas durante todo el año y ofrecer así un buen servicio también durante los meses que no son de temporada estival».