El AMB (Área Metropolitana de Barcelona) iniciará esta semana las actuaciones de la Fase V del proyecto Dunas Híbridas • Los trabajos durarán aproximadamente siete días • el Ayuntamiento de Castelldefels tiene desde el año 2011 formalizado con la AMB un convenio de gestión de servicio de mantenimiento de la playa. Entre las actuaciones que hace la AMB en la playa de Castelldefels está el mantenimiento y limpieza de la zona de dunas, y la puesta en valor de estos espacios

Una de las prioridades de la AMB es mantener y proteger las playas del litoral metropolitano. Se trata de recuperar los sistemas dunares a su estado natural, compatibilizando la función ambiental con la del uso ciudadano, sin olvidar la función de defensa, cada vez más evidente.

Las dunas son reservas de arena que a menudo mitigan o impiden los efectos de los temporales y que, además, son el hábitat de diversas especies animales y vegetales autóctonas. La AMB desarrolla numerosas acciones, incluidas en el proyecto Dunas Híbridas, para preservar y mejorar estos ecosistemas.

El objetivo del proyecto Dunas Híbridas, fruto de la colaboración entre la AMB y el proyecto europeo OPERAs, ha sido hacer operativa la gestión del ecosistema de las dunas litorales del delta del Llobregat. La acción financiada por la AMB tenía el objetivo de buscar estrategias visibles de construcción y mantenimiento de dunas litorales, a través del rejuvenecimiento y creación de nuevas dunas y la gestión multifuncional de estas.

Actuaciones previstas a la V fase del proyecto

Desde el inicio de este proyecto se han ido confirmando el papel fundamental que representan las dunas como mejor protección natural respecto a estas amenazas:

  • Subida del nivel del mar de un metro o más, en caso de bajas presiones, lo que provoca la inundación marina de las playas.
  • Episodios de temporales con oleaje superior a 2’5 metros de altura
  • Subida del nivel del mar debida al cambio climático. La reserva de arena de las dunas aporta estabilidad al sistema al respecto.

El proyecto se centra en las siguientes actuaciones:

Construcción de dunas

En zonas donde se han perdido o que, aunque comienzan a formarse, no pueden crecer de forma autónoma debido a diferentes procesos ligados a la frecuentación
Construcción de dunas de entorno de salidas de pluviales

El canal de desembocadura de las aguas pluviales que llegan a la playa de Castelldefels se colapsa de arena aportada por los vientos de oeste y suroeste, principalmente. Este colapso puede provocar problemas de drenaje en las cotas más bajas de la ciudad y también (cuando es total) el desvío del canal, inundando la playa de residuos arrastrados por la lluvia por lo que puede perjudicar gravemente el aspecto de la playa así como la calidad sanitaria de la arena.

Se trata de crear una zona de dos de unos 20 metros de ancho y unos 50 metros de largo en perpendicular al mar y realizar una plantación densa para una estabilización rápida de la arena desplazada, ya que estas orientaciones están muy expuestas al viento.

Refuerzo de dunas existentes

Los trabajos consistirán en acumular arena en la línea en la que se empiezan a formar las dunas, normalmente en la parte frontal (lado mar) de la zona con vegetación.

Entre los años 2014 y 2017 se llevaron a cabo cuatro fases de este proyecto y se creó la Guía de Gestión de Playas Metropolitanas. Durante este periodo se realizaron numerosos trabajos en las dunas los municipios de Castelldefels, Gavà, Viladecans y El Prat de Llobregat y también en la barra de arena de la desembocadura del Besòs. En total se trabajó sobre 5.200 metros de frente litoral donde se han construido dunas nuevas y reforzado las existentes, sobre una superficie de unos 35.000 m2. También se ha hecho la plantación de cerca de 7.200 plantas y se han eliminado 82.000 kgs de vegetación invasora en 250.000 m2. Como los anteriores trabajos de las Dunas Híbridas la quinta fase se centra en el hemidelta sur del Llobregat y que incluye Castelldefels, Gavà, Viladecans y El Prat de Llobregat.