El Laboratorio Metropolitano de Ecología y Territorio (LET), creado por el CREAF y el IERMB con el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), hará el seguimiento de las mariposas mediante este nuevo proyecto de ciencia ciudadana. Se inicia en 6 parques y 2 playas de la AMB con el objetivo de extenderlo a toda la red de parques y playas en 2020. Estos espacios verdes tienen un alto valor social y ambiental porque son zonas fronterizas entre las ciudades y los grandes espacios naturales del conjunto de la infraestructura verde metropolitana

Esta primavera se inicia una nueva iniciativa de ciencia ciudadana que tiene el objetivo de conocer la biodiversidad de la red de parques y playas metropolitanos. Para ello, se ha escogido estudiar la diversidad de mariposas, un insecto muy sensible que da mucha información para poder valorar y mejorar la biodiversidad de diferentes hábitats, también de los metropolitanos. La iniciativa está impulsada por el LET, el Laboratorio Metropolitano de Ecología y Territorio que forman el IERMB, el CREAF y la misma CON. Este 2019 el proyecto se inicia con 6 parques y 2 playas de la AMB.

Concretamente, se empezará en el parque de la Muntanyeta (Sant Boi de Llobregat), el parque de la Fontsanta (Sant Joan Despí y Esplugues de Llobregat), en el parque del Turonet (Cerdanyola del Vallès), el parque de los Pinetons (Ripollet), al parque del Torrent de la Fuente y del Cerro de Enric (Badalona), en el parque del Tranvía (Montgat y Tiana), en la playa de Castelldefels, y en la playa de Gavà. Ahora comenzará una campaña para captar voluntarios para participar en el proyecto. Las personas que se apunten recibirán una formación específica para aprender a identificar mariposas y poder hacer el seguimiento cada 15 días durante la primavera, verano y otoño. Este será un primer paso hacia un futuro Observatorio Metropolitano de Mariposas (MBMS).

Datos de la ciudadanía que servirán para ganar más diversidad

El estudio se enmarca en el Plan de mejora de la biodiversidad de los parques y las playas. Estos espacios metropolitanos a menudo ocupan una posición intermedia entre el tejido urbano metropolitano y los grandes espacios naturales. A pesar de que son unos grandes desconocidos a nivel científico,  tienen un gran valor socioambiental. Pueden tener, además, un papel destacado en la conectividad ecológica del territorio, y facilitar la entrada de la fauna nativa salvaje en las ciudades. Por ello, el estudio toma las mariposas diurnas como especies bioindicadoras y quiere ser a la vez un laboratorio para probar estrategias para orientar la gestión de parques y playas metropolitanos para que sean espacios que sean capaces de acoger mucha más biodiversidad.

Como segunda fase, en 2020 se plantea crear el Observatorio Metropolitano de Mariposas (MBMS) y ampliarlo al conjunto de la red de parques y playas metropolitanos. Este observatorio se sumaría a los esfuerzos que está haciendo el Plan de seguimiento de ropalóceros de Cataluña (más conocido como CBMS) desde hace más de veinte años, y se complementaría con el Observatorio Ciudadano de Mariposas Urbanas, el uBMS, que se centra exclusivamente en los jardines de las grandes ciudades, como ya es el caso de Barcelona o Madrid.

Más información en: http://let-bcn.cat y http://mbms.creaf.cat