La Policía Local de Castelldefels establecerá un dispositivo de vigilancia nocturno, que incluirá efectivos no uniformados, para evitar que se produzcan situaciones que vulneren la convivencia ciudadana y las medidas de seguridad sanitaria por Covid-19. Las sanciones pueden alcanzar los 3.000 euros

El Ayuntamiento de Castelldefels prepara un dispositivo para tratar de impedir que se produzcan situaciones como las vividas el fin de semana pasado en algunas zonas y establecimientos de ocio nocturno de la ciudad, donde hubo momentos en que no se respetaron las normas que hay que seguir en la Fase 2 de la desescalada, en la cual se encuentra la ciudad.

El objetivo de este patrullaje no uniformado que se desplegará el próximo fin de semana es supervisar cómo se desarrollan las actividades de ocio nocturno en las zonas con más densidad de terrazas y establecimientos públicos, como la avenida de los Baños y el paseo Marítimo, en la playa; o la isla peatonal del centro y la avda. Constitución.

Es en estas zonas de ocio nocturno donde este próximo fin de semana la Policía Local desplegará patrullas de paisano, para evitar que vuelva a pasar lo que se vivió en algunos momentos el fin de semana pasado, cuando el cuerpo municipal interpuso 22 denuncias a establecimientos turísticos y de ocio de la ciudad por incumplir las restricciones del estado de alarma. Fueron 8 denuncias por incumplimiento de horarios, 6 por no garantizar la distancia mínima de seguridad y 8 por la organización de fiestas en un establecimiento turístico de apartamentos. También fueron denunciadas 23 personas.

Los agentes se encargarán de detectar y sancionar todos los incumplimientos de las medidas preventivas de contagio de la enfermedad Covid-19 que se tienen que respetar en Fase 2. Estas infracciones pueden llegar a los 3.000 euros de multa, y a la posibilidad de retirar la licencia municipal de ocupación de la vía pública en el caso de las terrazas infractoras.

En Fase 2 el aforo máximo de las terrazas es del 50%, y en el interior de bares y restaurantes, del 40%, para garantizar la distancia de seguridad sanitaria entre las personas. El Ayuntamiento ha lanzado repetidos llamamientos a la responsabilidad en el cumplimiento de las medidas que tratan de evitar contagios.