Con motivo de la Covid-19, el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) adapta el mantenimiento de las playas metropolitanas a la nueva fase de desescalada • En Castelldefels, estas actuaciones se llevan a cabo coordinadamente con el Ayuntamiento y se adaptan a las particularidades de la playa del municipio

Desde el pasado 8 de junio y coincidiendo con la fase 2 de la desescalada en Barcelona, ​​la AMB y el Ayuntamiento han intensificado la limpieza y desinfección del mobiliario y los equipamientos de la playa de Castelldefels con el objetivo de garantizar la máxima seguridad e higiene para las personas usuarias. Se desinfectarán papeleras, contenedores, plataformas y postes de duchas, bancos y sillas de vigilancia.

Estas tareas se realizarán dos veces al día: una nocturna para garantizar la limpieza y desinfección a primera hora cuando lleguen las primeras personas en la playa y otra de diurna de refuerzo, que se hará con un cierre puntual de los accesos para minimizar las molestias a las personas usuarias.

Otra acción de limpieza que la AMB potenciará es el cribado diario. En anteriores temporadas de baño y en condiciones normales, esta tarea se hacía, sobre todo, en los primeros 25 metros desde la línea de la costa, que era la zona habitual de máxima ocupación. Este año, con la previsión de una ocupación superior para la obligación del distanciamiento de 2 metros, la AMB limpiará la máxima superficie de la arena de la playa con máquinas cribadoras que filtran la arena, recogen los residuos ya la vez remueven la primera capa que está en contacto con la piel de las personas. De este modo, se oxigena la arena y se mejora el efecto de desinfección natural gracias a la radiación solar.

Cabe destacar que las actuaciones en las playas que tienen sistemas dunares y se encuentran en zonas protegidas se harán con el máximo cuidado para evitar ningún tipo de afectación a la biodiversidad.

Este dispositivo especial de limpieza tras la Covidien-19 supone un incremento del 30% de los recursos respecto a la temporada alta normal, entre personal y vehículos 4×4 con hidrolimpiadoras.

Aparte de este incremento de limpieza y desinfección, la AMB también está haciendo gradualmente una serie de actuaciones que implicarán una minimización de los riesgos y un uso de las playas con más seguridad.

• Ampliación del número de analíticas de arena de las playas: se incrementan un 20% los puntos de muestreo. Este control higiénico de la arena se hace cada dos semanas durante la temporada alta

• Adecuación de las duchas para que sean de uso individual (sólo funcionará un rociador para palo)

• Reordenación de equipamientos para facilitar la distancia social


En esta fase 2, los juegos infantiles y los equipamientos deportivos continúan cerrados al público con el objetivo de prevenir posibles nuevos contagios, porque cuando se utilizan no se puede garantizar la distancia física de 2 metros.