Los ‘exploradores’ del AMB censan casi 2.000 organismos de 283 especies diferentes en Castelldefels y otros parques y playas metropolitanos · Es el año en que se ha observado más biodiversidad: se han censado 95 especies más que el 2018.


El fin de semana del 21 y 22 de mayo, en el marco de la celebración del Día Mundial de la Biodiversidad, tuvo lugar la 5.ª edición del Bioblitz Metropolitano, una nueva jornada de ciencia ciudadana organizada por los ayuntamientos metropolitanos y el CON en que los participantes hicieron recuento de especies de flora y fauna a la metrópolis de Barcelona dirigidos por especialistas.
Cerca de 400 personas participaron en las diferentes propuestas, con actividades tan diversas como observaciones de pájaros y mariposas, revisión de cajas nido o construcción de comederos de pájaros.
En total se contabilizaron unos 1.855 organismos, que pertenecen a 283 especies diferentes: 134 de fauna y 149 de flora. Este recuento incluye más de 650 observaciones realizadas a las actividades de las 42 Jugatecambientals de los parques y playas metropolitanas gestionadas por el AMB.

En esta edición se han podido identificar 80 especies y hacer 150 observaciones más que el año pasado.
Estos datos formarán parte del visor de fauna de la AMB, una herramienta digital donde cualquier persona puede consultar y grabar todas las observaciones de fauna que haga en los parques y playas metropolitanos recogidas a las aplicaciones Ornitho y Pájaros del Jardín.


La asistencia al Bioblitz ha disminuido respecto de ediciones anteriores a causa de la fuerte calor y de la gran oferta lúdica de acontecimientos que tienen lugar en estas fechas en los municipios. La actividad, pero, fue más productiva, puesto que se ha incrementado significativamente el número de especies observadas.

Bioblitz Metropolitano, participación ciudadana y gestión de los espacios públicos
Lo Bioblitz Metropolitano es una actividad de ciencia ciudadana que tiene el objetivo principal de hacer un censo de especies y obtener una fotografía de la biodiversidad en el territorio. A la vez quiere poner de manifiesto la importancia de la preservación de biodiversidad en estos espacios.

Los resultados obtenidos se utilizarán para la gestión integral de los espacios públicos metropolitanos: sirven como indicadores para planificar diferentes acciones, como por ejemplo el mantenimiento de los prados floridos, la instalación de cajas nido o la evolución de los sistemas dunars.


El papel cada vez más creciente de las personas en la preservación de los espacios abiertos es una hoja de ruta que la CON ha consolidado y seguirá impulsando durante los próximos años. De hecho, la regeneración de las dunas metropolitanas es un proyecto finalista del premio New European Bauhaus. Este prestigioso certamen de la Comisión Europea, que se resolverá el 11 de junio, pose en valor la implicación de la ciudadanía en la conservación de estos ecosistemas naturales y la integración de las personas como actores imprescindibles en la gestión de los espacios públicos.